Translate

sábado, 30 de agosto de 2014

Redes Sociales - Parte I

En los últimos años se ha producido un auge en Internet de esos portales destinados a crear nuestro perfil e interactuar con gente, tanto conocida como desconocida. Son las llamadas Redes Sociales. Twitter, Facebook, Tuenti, Instagram, Flickr, Tumblr son solo ejemplos.

Cuando decidimos entrar a formar parte de estas redes, muchas veces no somos conscientes de dónde nos estamos metiendo o simplemente estamos dando un uso de ellas que puede ser nocivo y perjudicial para nosotros mismos. Tenemos que mentalizarnos que al abrir cuentas con nuestros perfiles en redes dedicadas exclusivamente a interactuar ociosamente con gente estamos exponiéndonos o abriéndonos a la gente que tenga acceso a esa información (que en muchos casos es todo el mundo). Esto no siempre es positivo ya que estamos abriendo vías por donde nos pueden insultar o menospreciar por ejemplo. Con un "A mí lo que me digan los demás me da igual" se podría solucionar si realmente fuese así, pero en la mayoría de los casos se acaba entrando en una acalorada discusión en la que se acaba mostrando una pésima imagen de la persona en sí.

De quedar en meras anécdotas a ocasionar pérdidas de terceras amistades (no involucradas en la discusión) o a crear una imagen en los demás de persona violenta o resentida pueden ser los resultados de estos enfrentamientos.

Yo tengo una teoría sobre el mal uso de las redes sociales y es que están llegando al punto de ser el nuevo alcohol. Es decir, un instrumento al que acudir cuando se está resentido o enfadado para calmarse o evadirse; un lugar en el que entrar cuando se sale de fiesta (en este caso para demostrar que se está en un sitio y que estás en el "lugar de tendencia"); y el caso más claro es que es un portal al que acudir para no sentirse solo, como ocurre en la mayoría de ocasiones con el consumo de bebidas destiladas.

En este punto se puede pensar que una diferencia clara está en los daños que ambas pueden causar en la persona, pues si bien un medio como Internet directamente no puede provocar problemas físicos directamente; argumento totalmente cierto. Pero aquí quiero lanzar varias preguntas ¿No provocan ambas adicción y cualquier adicción es una enfermedad? ¿Un perjuicio moral es menos que uno físico?

Podría continuar con los problemas de las redes sociales, pero lo dejaré para otro post que este me está quedando muy largo.

1 comentario:

  1. Sin duda tenemos que tener cuidado con lo que publicamos en la red. Creo que no somos del todo conscientes con esto, la sociedad avanza ¿y nosotros?

    ResponderEliminar

¡Suscríbete!

.

.

Archivo del blog

Seguidores